martes, 30 de diciembre de 2008

EL CLOWN


El ser clown más que llevar a cabo un papel, representa para el artista callejero la cumbre del arte. La mayoría de los artistas con los que me he encontrado, o quieren ser clown, o se dicen clown o reconocen que el preferido es el clown. Para ellos, él es el que riéndose de lo trascendental, tiene el permiso de transmitir mensajes más provocadores y reales al auditorio:
"En el clown se condensan y sintetizan todos nuestros rasgos más acusados, tanto los que mostramos con más facilidad como los que ocultamos y/o reprimimos por razones personales, sociales o culturales. Así pues, desde el clown enriquecemos nuestro conocimiento y ampliamos todos nuestros registros emocionales, conductuales y vitales". (Jara, 2000:21)

El clown representa a la sociedad, para reflejarla, para interpretarla, para burlarse de ella.
El clown siempre está jugando con el símbolo. Elige símbolos de la cultura, los manosea, los ridiculiza o los enaltece. Es el personaje del niño, de la inocencia, el personaje de un mundo de fantasía, de los sueños y a nivel artístico es uno de los retos más grandes de un actor.

El clown es el que tiene el conocimiento de las materias finas de la mente humana. Al menos, de su parte receptiva. Él es el que está en el centro de atención, está en el centro del auditorio, y es quien lo maneja. El clown es la reacción a lo ya existente. Refleja la paradoja de las fragilidades humanas frente a los lados fuertes y brillantes. Conoce todo lo feo de lo humano, aprendiendo con el tiempo a ver lo bonito en lo feo, y al revés, como plantea Jara: “Es un ser enfrentado en constante contradicción a las normas sociales, a la lógica del mundo de los demás, de la comunidad y su inercia de comportamiento” (2000: 29)

El clown es alguien que enfrenta / reflexiona / enseña. Es quien sabe la diferencia entre la compasión y la pena. Es quien acompaña a su auditorio y de la manera más discreta lo guía. El clown se da cuenta de la relación entre el idioma corporal, la semántica y las ideas fijas (cliché). El clown se da cuenta del contexto y lo transforma en otros términos a otro contenido, creando de esta manera un contexto nuevo. El clown es un niño y/o el viejito. Nunca un adulto. Es el que ironiza sin / con cinismo, se ríe de sí mismo / y / pero de todos.

El clown se refiere a la naturaleza humana en términos de lo grotesco, es reflejo social / cliché popular-local / ideas fijas sobre lo que es humano. Pero un clown también está en la búsqueda de traspasar algo, de irse mas allá de lo fijo, de lo asociado directamente, de lo usado. Como cualquier otro artista, el clown busca los nuevos medios para expresar nuevos para él, sentidos. El clown pone la duda / define la problemática / manifiesta la desconfianza – el no acuerdo / la protesta:


“El clown es un espejo de ustedes”

Eshkara
Este escrito se realiza de la mano firme de mis grandes amigos Clown: Viatly (Eshkara), Chumaru y El Cómic, que han sido el presagio de nuevos encuentros con el arte y la risa.


Marian Ríos

PRIMERA ENTRADA

Ya pronto estaré por aqui mundaniando

Twitter Updates